28 de julio de 2008

AMNESIA POSTMORTEM (IV)

Había caído en el Infierno. No veía absolutamente nada, sólo sentía el suelo de piedra bajo mi cuerpo adolorido. Y sin darme tiempo a reaccionar, sentí unas garras enormes que me tomaban de los brazos y me arrastran. Fue allí donde empecé a sentir el calor sofocante, el olor espeso a azufre y el miedo, a pesar del cual mis latidos no se aceleraban como esperaba porque, simplemente, mi corazón ya no latía.

Poco a poco mi vista fue acostumbrándose a la oscuridad, y me di cuenta de que me arrastraban por un largo y sombrío pasillo; sin embargo aún no podía reconocer a quienes me llevaban. Entonces quise resistirme, quise gritar, quise decirles que me soltaran…pero mi cuerpo no respondía. Finalmente, vi una luz, primero muy pequeña, pero mientras avanzaba ésta fue creciendo y en cierto punto, me di cuenta que la luz provenía de un horno, frente al cual estaba una anciana con apariencia de gitana. Solo entonces logré distinguir a los seres que me llevaban: eran los Thaurus.

Cuando por fin estuve frente a la anciana los Thaurus me quitaron toda la ropa y la metieron al horno. Desde entonces mi piel y la ceniza se volvieron mi único vestido. Después la mujer sacó una barra de hierro al rojo vivo del horno, me la acercó a la cara, y me dijo:"A ver, muñeco, respirá profundo”. Y antes de que me diera cuenta, me la presionó justo en medio de los ojos y sentí mi piel derritiéndose y la sensación de que la barra me había llegado hasta el cerebro y atravesado mi cabeza muy lentamente, mientras oía la risa de bruja de la anciana. Entonces grité…

15 de julio de 2008

Les presento ahora dos vídeos, que podríamos pensar contradictorios; sin embargo, es un pequeño llamado a examinar cómo llevamos nuestra vida. El primero es un recordatorio de que la vida es una y que pensemos en las metas que nos hemos trazado, cuáles son nuestros sueños:

video

El segundo vídeo, invita a reflexionar sobre lo afortunados que somos, pero al mismo tiempo a no quedarnos con los brazos cruzados, como ciudadanos del mundo que somos, como hermanos:

video

«Donde Dios nos plantó, es preciso saber florecer»

5 de julio de 2008

Para Reflexionar:

Vendo cuerpo sin alma, el corazón roto y la inteligencia agotada. Os lo dejo barato, veo que hay mucha oferta en el mercado. (David Luis)