9 de octubre de 2009

Conoce a: Raquel Bonilla



¿Cómo te gusta que te llamen?
Raquel

¿Por qué iniciaste tu blog?
A principios de año tenía mucho tiempo libre. Recién salida de la U, todavía me estaba ajustando a que mi vida no girara alrededor de trabajos ni las conversaciones de temas propios de mi carrera.

De más está decir que en esa "vacación mental" pasaba más horas frente a la tele y la compu. Leía, veía y escuchaba cosas que me hacían pensar puras ocurrencias, pero no tenía con quien compartirlas, ni a manera de comentario trivial.

Entre las cosas que leía estaba la revista Time y una serie de artículos sobre el auge de los blogs y las redes sociales. Recordé que alguna vez había abierto una cuenta en Blogger, pero no había empezado blog alguno. De hecho, incluso antes de abrir el blog, nunca había leído uno.

Después de superar la barrera psicológica de "sobre qué voy a escribir", la estilística de "cómo voy a escribir" (porque obviamente aquí no escribo "a lo profesionalmente"), y las barreras tecnológicas que por instantes me hicieron sentir como analfabeta funcional, quedó hecho: lo abrí, lo creé.

Ponerle nombre, llenar el perfil, la descripción, fue casi fácil, un ejercicio de branding; pero ya escribir el primer post me costó mucho, tanto o más que un ensayo. Hoy que lo veo 5 meses después entiendo por qué: es larguísimo (un defecto de fábrica muy común en Ocurrente Irreverente).

Cuando le di "publicar" -sensación solo equiparable a parir a tu primogénito (imagino yo, la verdad es que no tengo hijos como para saberlo)-, me sentí ¿orgullosa? Sí, creo que sí, pero sobre todo feliz y satisfecha, aunque después solo me pregunté: "¿Ahora qué?", "¿Quién va a leer esto?".

Ya con el tiempo me asombré al darme cuenta de que había tantos salvadoreños escribiendo. Era algo que jamás se me había ocurrido, por lo que empecé a comparar la blogósfera con una subcultura, un grupo underground detrás de la pantalla y teclado, una sociedad secreta.

Luego me percaté de que existía la probabilidad de que me leyeran. Sé que suena tonto, pero no se me había ocurrido que eso iba a pasar, que iba a dejar entrar a completos extraños a mi mundo, a mi mente, y me asustó un poco.

Pero seguí y aquí estoy.

[Ya me pasé de líneas -para variar-, pero en resumidas cuentas, respondiendo a tu pregunta, podríamos decir que el motivo, razón o circunstancia, fue una extraña combinación de desempleo y soledad]

¿Cómo lo definirías?
Ocurrente Irreverente es un desorden ordenado de temas pares, impares y dispares que coexisten de una forma relativamente armoniosa en mi cabeza.

Es lo que se me ocurre de las cosas que escucho, veo, leo o vivo. Así de simple y de complicado a la vez.

¿Qué criterio(s) tienes para decidir si algo es "posteable"?
Que me guste al leerlo y releerlo. Me edito mucho. Edito lo que pienso antes de escribirlo, mientras lo estoy escribiendo y hasta después de haberlo publicado. La satisfacción personal lo hace posteable.

Sé que hay entradas que interesan a un grupo muy reducido de personas: aceptémoslo, ¿cuántas personas siguen al Manchester United en un país donde el aficionado de fútbol promedio es hombre y solo conoce dos equipos españoles? Pero son cosas que me gustan a mí y me alegra mucho el día cuando encuentro a otro loco como yo, del otro lado de la pantalla, que se sintió identificado con algo que leyó o que solo le gustó.

También reconozco que mi perspectiva -tan mía que no sé ni cómo categorizarla o describirla-, le puede parecer frívola y ligera a alguien que ande buscando algo "serio", de tópicos "importantes", en un lenguaje "objetivo". Pero, o sea, es un blog personal, ¿acaso esperan el análisis sociopolítico de la coyuntura nacional e internacional?

¿De donde viene tu inspiración para escribir?
De las cosas de la vida. Buenas o malas, positivas o negativas, bonitas, feas u horribles.

Vamos al caso, en los últimos 2 meses venía escribiendo -aunque poco- bien EMO (a falta de una mejor definición), a tal grado que empecé a pensar que la gente me creería suicida o maníaco depresiva. Y sí, quizá abuso mucho de los adjetivos y mis sentimientos se hiperbolizaron a la hora de ponerlos por escrito, pero esas entradas fueron una especie de catarsis, de las cosas que no digo en voz alta porque los miedos se hacen reales. Sentí que tenía que obligarme a pensarlas, adentrar a ese oscuro lado de mi persona, para poder sacarlo todo de mi sistema y tratar de seguir adelante. Pero para hacerlo y publicarlas, tuve que pretender que nadie lo iba a leer, con tal de no cohibirme.

¿Cuál es tu mejor cualidad? ¿Y tu peor defecto?
¿Mejor cualidad? Soy dedicada. Me entrego y me meto de lleno a lo que sea que estoy haciendo (aunque no creo que mi blog pueda decir eso de mí en este momento). El peor defecto es que soy obsesiva, perfeccionista, me clavo bastante en detalles a veces insignificantes y alguien por ahí dice que me muero con la mía.

Pensándolo bien, creo que mi obsesión es mi dedicación llevada al extremo y elevada a la enésima potencia, por lo que trato de mantenerme en un punto medio y de vez en cuando, dejo las cosas pasar.

¿Cuál es tu mayor sueño?
A corto plazo, encontrar un trabajo que me guste y que me guste mi trabajo, que no es lo mismo, pero es igual. A mediano plazo, conseguir una beca y estudiar afuera una maestría en todavía-no-sé-qué-pero-preferiría-que-fuera-algo-que-sí-sirva-en-este-país. Después ya veremos, que la vida es sueño y los sueños, sueños son.

¿Cuál considerás ha sido hasta ahora el mayor triunfo de tu vida?
Egresar en 5 años, graduarme con honores, ser la primera de mi promoción y hacerlo todo con la conciencia limpia de que nunca nadie me regaló una nota. Ver a mi mamá muy emocionada ese día tampoco tiene precio.

¿Existe alguna canción que podrías considerar el como "soundtrack" de tu vida? ¿Por qué?
La primera estrofa de "A beautiful mess" de Jason Mraz, solo porque estoy llena de contradicciones.

Si pudiéses conocer a alguien, ¿a quién sería?
Para conocer a las personas que me gustaría conocer, tendría que venderle a un canal de televisión la idea de hacer un late night show conmigo de presentadora. Entre los primeros invitados:

Ricky Martin: "Dime Ricky, ¿por qué la mayoría de tus canciones me dan ganas de cortarme las venas? Vuelve, Volverás, A medio vivir...".

Alejandro Sanz: "Tu canción "A la primera persona" describía exactamente lo que sentía en un momento de mi vida, ¿En qué te inspiras para componer tus letras?".

Juanes: "¿Qué tal si organizamos un concierto por la paz en San Salvador?".

Sir Alex Ferguson: "¿De qué marca son sus chicles?".

Ryan Giggs: "¿Has pensado estudiar para técnico o entrenador? Si no, por favor considéralo".

David Beckham: "¿Qué se siente dormir con una calavera? Y, por favor no más tatuajes, que parecés de la MS o la 18".

J.K. Rowling: "Sabés, leyendo "Harry Potter y las reliquias de la muerte" llegué a la conclusión de que Harry bien podría haber sido un guerrillero en el conflicto armado en El Salvador, los mortífagos serían los escuadrones de la muerte y Lord Voldemort sería -inserte nombre aquí-".

Stephenie Meyer (autora de Twilight): "Creo que sé por qué las mujeres se enamoran de Edward Cullen: él está prohibido y nosotras somos tercas".

Jane Austen (si tan solo pudiera revivirla): "Queridísima Jane, ¿estás consciente de que la gran mayoría de las parejas de tus obras no se casan por amor y en nuestro mundo terminarían en divorcio? Elizabeth Bennet no quiere a Mr. Darcy!".

George Clooney: "¿Qué dices? ¿Nos casamos?".

Donald Trump: "You're fired!".

[Creo que dejé volar mi imaginación. La verdad no sé a quién me super-mega-archirequete-recontra gustaría conocer. Un par de autores de blogs y/o twitters que leo no estarían mal (Prometo no preguntar tanto en la vida real).]

¿Qué pregunta te harías a ti mismo/a y cuál sería su respuesta?
- Raquel: ¿Por qué ya casi no escribís?
- Ocurrente: Porque a la autora no le alcanza el tiempo.
- Raquel: Pero el tiempo se hace...
- Ocurrente: Sí, pero ella hace más tiempo para otros menesteres.
- Raquel: ¿Y si escribe poquito y rapidito?
- Ocurrente: Le voy a decir que intente hacerlo así, pero es que también...
- Raquel: ¿... el qué?
- Ocurrente: Creo que ya se le acabaron las ocurrencias.
- Raquel: ¡Imposible! ¿Y la irreverencia?
- Ocurrente: No, esa nunca. Mirá solo cómo dejó de largo este post de Gero...

[Siento haberme explayado tanto. Es bien raro ser la entrevistada. Gracias por tomarme en cuenta, de verdad me halaga. Solo una cosa más: "Quiero mandar un saludo a mi mamá que me está leyendo en mi casa y... este... y a mis amigos de la blogósfera y twittósfera".]

4 leyeron y piden la palabra:

Soy Salvadoreño dijo...

No sabia que tenias este otro blog. No lo conocía.

Y que bueno que entrevistastes a una de las niñas de la blogosfera salvadoreña que hace que leerla sea un placer.

Saludos

*MaLu* dijo...

hahaha qué buenísima :D no esperaba menos de esta entravista, me encanta esta sección Gero :P!

SK Mario dijo...

Una mujer fascinante sin duda alguna!

Clau dijo...

...y sin embargo se mueve!!!

te leería de aquí a la eternidad, señorita primera de promoción...sos una genialidad y una amenidad...y...me invitas a tu talk show? de volada a varios los entrevistamos en duo.

Sigue!!!