5 de octubre de 2009

El Gabo, Obama, Coelho y yo

En tiempos de paz (es decir cuando la U lo permite), acostumbro leer bastante. Sin embargo, siento que cada vez estoy perdiendo más el hábito. Bueno, por una parte lo estoy sustituyendo: leo más en la compu o veo películas (de las buenas, las recomendables). Por otro lado, confieso que tengo un rimero de libros pendiente debido a que me he quedado "trabado" con el General en su laberinto. No ha resultado fácil leerlo a pesar de que es de uno de mis autores favoritos. Y como esta el ciclo, dudo mucho poder seguirlo hasta el próximo año. Pero, cosas de la vida, en cierta materia nos dejaron leer, como algo adicional, un libro de autoayuda que se llama "El método Obama". En lo personal no creo en este tipo de libros, me parecen enlatados. Es decir, ¡los planean tan bien, pero no conozco a nadie que haya cambiado su vida considerablemente después de leer uno de estos libros!
Ahora, regresando, debo decir que el libro que nos dejaron es una excepción, al menos eso me parece a mi. Habla de detalles de la vida de o de la forma de ser de Obama que contribuyeron a que él se convirtiera en la persona que es o que refleja ser. No son cosas del otro mundo: cómo tratar a la gente, cómo hablar en publico, la importancia de conocer la cultura mundial, el poder de una sonrisa o un abrazo, etc.
Pienso ahora en Coelho. Son historias tan lindas las que narra, te despiertan esa sensación tan especial, pero de eso a la vida... bueno, lleguemos hasta ahí.
Por eso creo que la literatura debe llevar al lector a vivir una experiencia, pero al mismo tiempo lo que escribimos debe tener criterio propio y no intentar quedar bien con todo el mundo que nos lee. Lo que escribimos debe tener personalidad. Por eso recalco hoy la diferencia entre la forma en que escribo una entrada y la que escribo un cuento. Odio cuando alguien viene a decirme cómo debo escribir un cuento. Digo, aprecio sugerencias, agradezco los puntos de vista, amo las críticas constructivas. Pero que me vengan a decir que debe llevar y cómo, es un privilegio mío. Y yo sólo me quedo a la espera de haber despertado en ustedes algo.

2 leyeron y piden la palabra:

EL SUM dijo...

Definitivamente cualquier lectura, de cualquier estilo o autor, siempre que me lleve a vivir esa experiencia, que me haga reflexionar y comparar lo vivido.
Hay ocasiones en las que una lectura refresca aunq no sea realista, otras te cae como pedrada y te despierta la consciencia, lo importante es que tenga y refleje la personalidad del que lo escribe.
Al final, que cada uno lea lo que le guste y ya.

Hocson dijo...

Felicidades Gero por tu nueva dirección. Hey yo también tengo en espera ese libro de Gabo, haber cuando me queda tiempo de leerlo, y con lo de los cuentos tienes razón, cada quien escribe como se siente bien o como se puede desahogar. Una pregunta ¿Ya tienes varios cuentos?.

Saludos, nos seguimos leyendo.