13 de abril de 2009

Vivir para contarlo

Finalmente de regreso a mi blogcito. Vengo con nuevas energías, con nuevas ideas y con más ganas. Debo decir que estas vacaciones han sido totalmente fuera de lo normal, con una experiencia bastante adrenalínica. Tuve la oportunidad de conocer Cayos Cochinos, en Honduras. Ya el año pasado había vivido la experiencia de pasar algunos días sin las comodidades de siempre, pero esta vez fue más difícil: las casas son verdaderas champas (o ranchitos) donde se tiene lo básico: cama, cocina, ropa, reservas de agua, entre otras cosas. Sí tienen energía eléctrica que consiguen de baterías para carros y hay buena señal de celular, de hecho me sorprendió que vendieran hasta recargas. Por lo limitado del espacio no hay clínicas o escuelas o cosas parecidas. A pesar de ello me pareció increíble lo bien organizado que están y los deseos de superarse que tienen, pues envían a los niños a estudiar a tierra y muchos hasta ya están en la universidad. Además de la pesca, sobreviven del turismo: tienen ranchitos que alquilan a los turistas y les preparan comida, además los llevan en sus lanchas a dar pequeños paseos. Los dejo con algunas imágenes de las playas:



Ahora bien, el título del post se debe a que, una tarde, se vino una gran tormenta. Ya había amanecido todo nublado, pero de pronto comenzó un fuerte viento, el mar se agitó y comenzó a llover. Los turistas que acababan de llegar subieron asustados a sus lanchas y regresaron a tierra. Con mi familia, como hasta el día siguiente teníamos pensado regresar, nos fuimos a nuestro ranchito. Los lugareños estaba de lo más tranquilos, sólo recogieron sus sillas y mesas y cerraron las puertas de las champitas. Paso lloviendo toda la tarde y la noche. Les dejo un vídeo que tome cuando aún había algo de luz. Escuchen el viento:



A la mañana siguiente había amanecido un poco más calmado, pero el lanchero nos dijo que podíamos regresar a tierra. Metimos las cosas en un compartimiento que tienen las lanchas y nos adentramos al mar. Hay un punto es que estábamos en medio de la nada, con un frío hijodelagran, con al agua metiéndose por todas partes por la violencia misma de los vientos y en eso, comienza llover. Hubiera querido tomar un vídeo o fotos del momento pero las cosas electrónicas las habíamos metido en una bolsa. De más esta decir que llegamos completamente mojados a tierra, pero vivos. Para nosotros fue una gran aventura aunque, asumo, para el lanchero era algo normal, pues iba de lo más fresco.
Otra de las cosas interesantes fue que tuve entre mis manos un erizo de mar, lo que me recordó a Friends por el episodio de la medusa. Estos animalitos, al sentir una presión algo fuerte te meten las espinas, las quiebran y te dejan el pedazo ahí metido. Es un dolor horrible, según dicen. Lo peor es que no es fácil sacarlo pues se endurece. La única forma de extraerlo es con... si exacto: agua, cloruro de sodio, urea y ácido úrico, orina pues.
Bueno, espero hayan tenido unas buenas vacaciones, que hayan descansado sobre todo y que estén con bien. Aquí estamos de nuevo dando guerra.

16 leyeron y piden la palabra:

[Alecita ♥] dijo...

Que valor, yo le tengo un pánico horrible al mar, me baño casi en la orilla... cuando me dicen de subir a lanchas el "no gracias" me salta por los ojos.


QUe bien que ya estás de regreso y que disfrutaste tu vacación.

DrMartin dijo...

Lo que no entendí bien es lo de Tierra... Los envian a estudiar a Tierra, ¿es algo así como la escuela más cercana o algo parecido?, por otro lado me alegra que tuviste un buen viaje... en especial por los erizos, detalle curioso ese que no lo sabía... da hasta pánico.

Saludos.

Gero dijo...

@Alecita: gracias. Enfrenta tu miedo a las lanchas, no es tan malo después de 20 minutos y pegadito a la orilla.

@DrMartin: a tierra se refiere a tierra firme. Y gracias, seguiremos dando guerra.

Clau dijo...

me uno a Ale...si vieras la cara que tengo en una foto en panajachel cuando tenía como 14 años...de muerte pálida.

El agua me da pánico y jamás en la vida habría ido donde vos fuiste...por esa razón no conozco Roatán.

Rosa dijo...

¡Toda una aventura! A mi, por el contrario que a la mayoría, me encanta el agua, el mar y navegar...incluso con tormenta.

Me ha dejado muerta lo de "hijodelagran" yo lo uso a todas horas, je,je, creí que nadie más lo hacia...

GARROBO dijo...

Hey Has visto a Marlon?

*MaLu* dijo...

hey qué chivo, me imagino lo enriquecedor de la experiencia :), por otra parte no sabía que era fan de friends :O yo a ellos los amo...los noventa no hubieran acabado igual si no los hubiera empezado a ver!

Me uno a Ale, es bueno tenerte de nuevo por acá :).

Calila dijo...

Wow, que entretenido... todo un survivor tu... jajaj ta buenisimo, esas vacaciones extreme a mi me encantan, la adrenalina y el vertigo es un dosis necesaria, luego de la vida sedentaria en la ciudad.

Me alegra que lo hayas pasado bien y que hayas vivido para contarlo.
Un beso!

Clau dijo...

pensé que no había salido mi comentario, porque no me llegó al gmail...ahora veo que no dejé seguimiento, pero hoy sí

Ah, aprovechando, también me dan miedo los vientos huracanados y las grandes tormentas =S

Gero dijo...

@Clau: es bonito también y no es tan riesgoso, eso sí: tenes que tener estomago o tomarte una pastillita anti-mareo. Anímate a ir, vale la pena. A mi me gustan, aunque por poco tiempo, los vientos así.

@Rosa: es bonito, no hay que perderse de estas cosas por un poquito de miedo. Y si, esa palabra te ayuda a expresar mejor ciertas cosas...

@GARROBO: no, ¿quién es?

@*MaLu*: gracias. Si soy fan, trato de verlos a diario, no importa que sean episodios repetidos, ¿cuál es tu capitulo favorito?

@Calila: gracias. A mi también me gustan las vacaciones así, pero me gustan más en montaña. con frío rico. Un beso para ti también.

Wendy Kitty dijo...

jajajaja y yo que casi me ahogo el año pasado!!! sabes que por eso no fui a la playa esta semana pasada pero espero ir la que viene ya mas solita la playa (H) nos seguimos leyendo pes :P

Aniuxa dijo...

Qué yuca, yo me muero en la lanchita. Con lo de la medusa, espero que nadie te haya orinado encima jijiji.

Wirwin dijo...

Gracias a Dios nada que lamentar solo los pantalones sucios jejejeje por el susto.

Me alegro que ya estes de vuelta en tu blog

Gero dijo...

@Wendy Kitty: igual tené cuidado, acordáte que en el país no hay salvavidas. Disfrutá!

@Aniuxa: nop, claro que no. Era un erizo y supe agarrarlo cómo debía... si no sería una de esas cosas que es mejor orinar... perdón, olvidar!

@Wirwin: mojados diría yo (por la lluvia y el mar, por supuesto).

fontaneros dijo...

que buenas fotos, se ve que estuviste en buenos lugares clau :)

Fontaneros Rivas dijo...

seria genial para una vacaciones y descansar tranquilo y que no se a sueños