8 de septiembre de 2010

El Salvador bajo la violencia, ¿qué hacer?

El día de ayer se vivió una nueva jornada de pánico bastante similar a las vividas en poco menos de un año. Estamos en una sociedad estresada por la violencia, en la que un simple mensaje de texto enviado a una oficina puede ocasionar caos por todas partes.
No voy a cuestionar si lo que provocó el paro de buses haya sido real, aunque tengo mis reservas de la veracidad de ciertas cosas, pues sospecho que hay muchas manos metidas en el asunto, incluidas algunas con manga blanca; sin embargo, la situación llegó a tal extremo que cualquier noticia, cualquier pequeño comentario, podía no sólo rebalsar el vaso sino que también romperlo. Es por eso que quisiera hacer un llamado a la responsabilidad con respecto a lo que cada uno de nosotros comunica. Se critica mucho a los medios amarillistas pero es fácil caer en lo mismo cuando transmitimos algún hecho sin tener confirmación alguna. Es como tirar una piedra en un tranquilo lago.
Quizás no me lo van creer, pero mucha gente se preparó ayer como si fueran a pasar tres días encerrados en su casa, como comida, agua, velas, celulares cargados, etc. Es aquí donde viene la otra parte, además de la responsabilidad, y el ponerse a pensar, usar la lógica.
Escuché comentarios sobre tráfico pesado por la '49, lo que era adjudicado al paro o las pandillas. Más tarde me enteré que el FOVIAL realizaba trabajos a la altura de la UCA. Esto demuestra la importancia de mantenerse informado, en todos los aspectos posibles; lo cuál facilita las cosas en gran medida. Claro, para eso debe haber gente y medios que informen responsablemente.
En mi poca experiencia tras el volante he sido testigo de enormes trabazones, aunque no lo crean, por personas que simplemente quieren cambiarse de carril y, por la misma ofuscación que llevan, no pasan ni dejan pasar. Por eso y más, mantengan la calma.
Finalmente, si tienen la oportunidad de ayudar a alguien, procedan. Y sepan, haciendo todo lo anterior ya están ayudando.
No puedo terminar si antes recomendar el post de Ligia, que aborda el tema con mucha más profundidad: El patrón del miedo: tres histerias colectivas y contando. 
Saludos y que estén bien!

5 leyeron y piden la palabra:

Denis Ortíz dijo...

Hey viejo si te das cuenta ya estamos viviendo casi lo mismo de la decada de los 80`s con la guerra :S

¡VENGA! SOLILOQUIEMOS JUNTOS dijo...

Está situación golpea el punto débil de nuestra sociedad, el miedo. Vivimos amedrentados con tanta violencia. Seguimos y seguiremos cargando, los residuos de la guerra. Saludos viejo !!

Clau dijo...

Yo sigo insistiendo que esto no es igual que la guerra y realmente más que miedo dá cólera.

La gente es super crédula cuando está presa del pánico y capaz que dicen que las pandillas soltaron un tigre en medio de la calle tal y ya todo mundo lo va a repetir como cierto.

Quizá debemos estar en el tiempo de "hasta no ver no creer" aunque también hay que tener cautela con lo que se ve.

Deybi dijo...

Es una pena la violencia que viven nuestros países en estos días. Todo esto es provocado por la política de Estados Unidos y la presión a nuestros gobiernos. Nos ahogan con impuestos; las fuerzas productivas se vienen a bajo, queda gente sin trabajo; jóvenes que la mayoría se dedican a la violencia y la criminalidad.

Triste.

Gero dijo...

Pues no creo que esto sea como los tiempos de la guerra. Lo que lo ha hecho parecer así ha sido la falta de responsabilidad de mucha gente y eso ha infundido cierta psicosis. Hay problemas reales, que deben tener soluciones reales. Efectivamente, esto es consecuencia de la guerra pues los gobiernos anteriores se hicieron sordos a muchas propuestas para evitar lo que ahora se vive. Y como hay gente que se aprovecha de ellos para suscitar miedo.

Realmente triste.