4 de octubre de 2010

Una reflexión en el mes del niño

En la viña del Señor uno escucha historia tras historia. Una de las más recientes y que me ha indignado mucho es la del pequeño "Juan" (nombre ficticio). Nació sin ser deseado. Sus padres se casaron pero al poco tiempo, por incompatibilidad de caracteres, se separaron. Ahora vive con su mamá, en la casa de sus abuelos. Y tiene ya casi 4 años. ¿Lo triste? Él no es, y nunca ha sido, prioridad para su madre ni para nadie en la casa donde vive. Le dan de comer sólo cuando ellos comen y su madre pasa más tiempo en el gimnasio que con él. Este año el pequeño Juan debió haber comenzado el kinder, sin embargo su madre no quiso ponerlo porque dijo que no tenía tiempo estando, en aquel momento, desempleada. Encima viven en una zona donde hay centros educativos para todos los gustos y colores. Únicamente pondría al niño a estudiar si el padre se comprometía a ir a traerlo todos los días, cosa imposible ya que a él le toca viajar muy seguido y por varios días hasta San Miguel. Sin embargo, y a mi forma de ver, su padre es la única persona que se sí se preocupa por él. Le compra ropa y comida, se lo lleva para su casa y le dedica todo el tiempo posible. Al regresar de San Miguel se va a verlo, sin importar la hora y sin contar con un vehículo. Todo esto a pesar de no ganar mucho y ser alcohólico (frente al niño jamás toma, eso sí).
Realmente me da tristeza el pobre Juan. Creo que, como él, hay muchos niños abandonados de diversas formas. Me pongo a pensar en un el caso que relataba MyGenius en el Twitter hace algunos días sobre un niño de 14 años, que debería estar en octavo grado y apenas iba a cuarto y que no sabía cuestiones tan básicas como el nombre del satélite natural de La Tierra.
Realmente es lamentable y no entiendo como hay gente capaz de permitir estas cosas...
Saludos.

4 leyeron y piden la palabra:

Loyda dijo...

Es una historia realmente conmovedora. Y en El Salvador quizá hay cientos o miles de casos como ese. Yo quizá no puedo hacer mucho por compensar las cosas, solo pienso que si algún día recibo la bendición de ser madre, le daré a mis hijos todo el amor que necesitan y velaré por ellos hasta el último día de mi vida, tal como mis padres lo han hecho por mí. Al saber de casos así, pienso en lo afortunada que he sido a pasar de las limitantes que he tenido.
Buen post.

J.ARG dijo...

Triste historia, cómo muchas que existen en nuestro país. Buenas reflexiones nos han dejado, estos dos últimos post. Hey hace falta leer una que otra entrevista, me llegaba esa onda. Te invito a mi blog, aunque no le escribo mucho por escasez de tiempo, pero hay vamos.

Saludos!!

Adolfo Napoleón dijo...

Hay amigo esa es la realidad de miles de niños en nuestro pais, el problema radica en que para mcuhos es facil meterse con personas que no les conviene, y pero aun tener intimidad sin el uso adecuado de anticonceptivos.

Pero esta es la sociedad que hemos forjado, ya que nadie se preocupa por hablar de anticoncpetivos y salud reproductiva.

Como va a terminar esa criatura solo Dios sabe

Genius dijo...

Gero, tenés tanta razón esto es una verdadera pena. Hay tantas razones o tematicas relacionadas con este tipo de fenomeno, que es bueno, sería injusto destacar una de todas ellas.

Me decia hace un par de días una Catedrática, que en parte el sujeto no cambia es porque el sistema mantiene sus comportamientos de esta forma, y dos porque él, al igual que muchos, obtiene una ganancia secundaria con ello, es decir, evadir responsabilidades.

Casi no sé sabe de donde venimos, de manera difusa vemos donde estamos, y dificilmente encontraremos un lugar a donde llegar si seguimos así...

Bendiciones.

PD. Gracias por la mención.