29 de abril de 2010

El arte de desvelarse

Desde muy pequeño me acostumbré a dormir poco. Me acostaba tipo diez de la noche y me despertaba de lo más fresco a las cinco y treinta de la mañana. Dormir hasta las ocho de era desperdiciar el día para mí. Ni siquiera cuando en Navidad o Año Nuevo, cuando me acostaba tipo dos de la madrugada, me levantaba tarde. A las siete y media ya estaba haciendo algo.
Cuando me tocaba madrugar para el colegio me podía despertar a las cuatro y, si llovía, me quedaba escuchando la lluvia.
Ahora, luego de lo más pesado de una carrera universitaria, me he acostumbrado a dormir aún menos: unas tres o cuatro horas. Claro, el ciclo pasado estuvo lleno de desgaste y fue traumático en extremo. Tanto que no podía recuperar el ritmo de sueño y me tocó tomar diazepam para lograrlo. Fue en estas épocas de desveladas extremas que conocí, ya sea por Twitter, MSN o en persona, a distintas personas que, cada una de manera diferente, logra resistirse al llamado a los brazos de Morfeo. Y yo, curioso extremo, decidí investigar ese arte de desvelarse. Acá lo resultados:
[Aclaro garganta y en tono serio]:
La mayor frecuencia de desvelo ronda las 4 a 6 noches y toda la semana. Es decir, buena parte de su vida es desarrollada de noche, siendo el motivo principal del desvelo la costumbre. Aunque los estudios y el trabajo son influyentes. 
Prueba de que la costumbre es la razón principal del desvelo es que la mayoría de los encuestados manifestaron andar bien al suave por la mañana. Buena parte de los encuestados expresaron que durante la noche se inspiran mejor, cosa muy cierta. Y claro, la compañera fiel de para resistir al sueño es la música.
Debido a un error de mi parte he omitido una pregunta. Pueden ver los resultados acá.
Como podrán ver, hay vida nocturna movida.
Agradezco a los encuestados por su ayuda.
¡Feliz y productiva noche!

6 leyeron y piden la palabra:

Genius dijo...

Me gusto el dato, sabés yo antes no hacia tanto desvelo, pero con la llegada de la U, tuve que ajustar horarios, luego por el msn, y las demás redes sociales aprendí a desvelarme, luego vino el blog, yo escribo en la noche también, con música y café.

Fue un gusto colaborar como muestra :D

Dafne dijo...

jajaja me uno al club de los artistas del desvelo xD ... antes era una "polla" para eso del desvelo, a las 8pm ya estaba cayendo lentamente en los brazos de morfeo, pero vino la U y mi sistema cambio, luego el msn, luego fb y asi... mi listas de actividades diurnas paso a ser nocturna y hoy no puedo -por mas que lo intento- conciliar el sueño antes de las 12 =S, lo cual me acarrea ciertos problemas al despertas :$, como el hecho de odiar con todo mi ser a mi alarma despertador ¬¬ , pero bueno, que le vamos a hacer? hoy està costumbre me tiene bien atrapada y no me deja salir.... y lo peor de tod, es que lo disfruto tanto!! xD

Gaby dijo...

Que interesantes datos :O!

Yo antes de bachillerato si dormía 7/8 horas... desde que inicié bachillerato ya los desvelos se volvieron frecuentes, luego costumbre :-), y el Internet contribuyó a eso.

Robertux dijo...

Dormir poco es una técnica muy delicada ya que si no lo haces como debe de ser, terminas por aprovechar menos el día que si hubieras dormido bien, esto porque en el día andás somnoliento y rendís menos que si hubieras dormido bien y en la noche a veces no la aprovechas para avanzar en cosas productivas.

Para ello, lo importante es estar consciente que mientras no reponés el sueño que perdiste durante el desvelo, tenes que compensar las energías perdidas con una buena alimentación y cafeína/azúcar/bebidas energéticas necesaria para mantenerte lúcido durante el día y no andar somnoliento.

Otra cuestión es tratar de que estas sesiones de desvelos no sean ininterrumpidas. Luego de tres o cuatro noches seguidas, tomarse la siguiente para dormirse temprano porque el cuerpo se resiente y cae bien una buena dormida cuando se puede.

También hay que estar conscientes que por más que intentemos reponer luego el sueño y las energías, hay neuronas que no podremos recuperar afectando de manera irreversible en nuestra capacidad de concentración y memoria con el paso de los años. Si lo sabré yo que ya estoy sufriendo estos efectos secundarios aunque no en una etapa crítica.

A veces usamos la excusa del "no me queda suficiente tiempo durante el día" para quedarnos despiertos hasta noche pero la verdad es que en realidad si nos supiéramos organizar, podríamos realizar todas nuestras actividades pertinentes durante el día sin la necesidad de desvelarnos pero la cuestión del desvelo es mas como que por placer que por deber.

Hay personas que de forma natural ya poseen esa capacidad de dormir poco sin tanta repercusión pero para los demás nos toca tomar estas y otras medidas para que el día nos abunde y la desvelada no sea en vano.

Deybi dijo...

Yo no me acuesto tarde muy seguido, hay que alternar. Sin embargo, levantarme pasadas las ocho de la mañana, simplemente, no puedo.

mauricio_cubides dijo...

ey de pana si les digo, es una costumbre q le inyectamos al cerebro, el desbelarce, en carne propia lo digo, es una tonta costumbre cuando solo se realisa para escapar de la rutina o para solo sorfear el libido de la lujuria o pa q otra cosas sabra dios, pero de q te afecta tu vida,te la afecta en muchas y singulares q talvez algunos ya sepan a lo q me estoy refiriendo o alos q pronto la van a comenzar a sentir, y como soldado de esta lucha nocturna, les entiendo y lucho por ello, algundia entendere en q parte de nustro universo llamado cabeza en donde habita algo llamado cerebro, esta la solucion a como controlar nuestra mente ante la abalancha de informacion q habeces suceden en nuestra mente ala hora de "dormir" ,no pretendo ofender y mucho menos inducir a algo solo dejo salir lo q siento,amen